Privilegio bueno, privilegio malo. Funcionario militar bueno, funcionario municipal malo. La ceguera de Diario de Alcalá

Desde hace tiempo la (ahora) revista Diario de Alcalá ha mostrado sin pudor su ideología anti sindical. Leña a cualquier colectivo de trabajadores que se organice para exigir derechos. Luego, sí publican apenaditos/as que se cierran empresas, pero no se preocupan de cuales eran las relaciones laborales.

Dentro de esa línea editorial-empresarial de ataque a los trabajadores organizados entra la descarga habitual de insultos y desprecios hacia los trabajadores municipales del Ayuntamiento de Alcalá. Será porque son competencia para su propio negocio en el reparto del dinero público.

La revista lleva dos semanas aireando los supuestos privilegios de los/as trabajadores/as municipales a cuenta del Fondo Social que se instauró en el último convenio del Ayuntamiento. Que si tienen dinero para ir al dentista y al oculista, que si les pagan protésis, que si llevan con esto muchos años, que si hay que quitarles todo, bla bla bla.

Pero tanto les ciega su cólera anti-organización de trabajadores que su edición impresa del día 19 de enero le dedicaban varias páginas y editoriales empapados de insidia.

Y parece que van en serio con eso de eliminar “privilegios” a los funcionarios. Pero como ya mostramos con el caso el machito Naranjito esto son simples ataques personales irracionales, porque varias páginas más adelante, en una columna en página impar (las que menos se leen) venía la siguiente noticia (también disponible en la versión digital de la revista):

Tras más de siglo y medio de historia en Alcalá, la Farmacia Militar ha dejado de dispensar medicamentos para ser trasladada a El Goloso.

 En el edificio, situado en Avenida de Guadalajara –frente a Cuatro Caños– y en el que seguirán manteniéndose las residencias para suboficiales en la parte superior, solo permanecerá de momento la óptica por “adaptaciones orgánicas y falta de personal”.

 Esa es la razón que cuelga en su puerta, tras la cual pasaban a diario militares, miebros de la Guardia Civil y veteranos de los cuarteles complutenses para adquirir medicamentos a bajo coste. Y es que además de los fármacos habituales, se suministraban los elaborados en las farmacéuticas de los centros militares que contaban con una alta calidad y un precio muy rebajado.

Opticas, precios rebajadísimos, funcionarios, jubilados, residencias, y todo durante años… Ni un adjetivo de más. Ni una valoración en la editorial. Ni medio insulto. Privilegio bueno, privilegio malo. Exactamente los mismos, pero con diferente valoración. ¡Toma objetividad! Esta ceguera no la arreglan ni a tiros en la Farmacia Militar.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Alcalá, Ayuntamiento, Prensa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s