Semana Santa en Alcalá. La lluvia hace más falta y es más barata

Llevamos varios meses de fiestas y celebraciones populares organizadas por el Ayuntamiento de Alcalá de Henares en las cuales el concejal de turno saca pecho por el recorte que se ha hecho en el presupuesto. Sin demerito, eso sí,  afirman, de la propia calidad de los festejos.

Pasó con la programación de Navidad y con los Carnavales. Se gastó la mitad que el año anterior. Pero parece que hay eventos que mantienen el privilegio de poder gastar más sin problema. Cuando se ha anunciado el programa de la Semana Santa de Alcalá de Henares de 2012 no ha habido ninguna palabra sobre recortes y eficaciencia en el gasto del dinero público.

Un moribundo con trasfusiones de dinero público

Pero esto no es nuevo. La Semana Santa estaba moribunda a finales de los 80 cuando un concejal socialista (?), José Pepe Macias desde el Ayuntamiento le proporcionó una transfusión de dinero y recursos públicos. Y el enfermo sigue con el mismo tratamiento desde hace más de veinte años. Desde compra con dinero público de imágenes religiosas hasta  de flores ornamentales. A pesar de ello, en los últimos años ha habido un recaida.

¿Pero quien monta todo esto? ¿Quién es el responsable?

Pues todos quieren ponerse la medalla, pero en realidad todos tiran del dinero público para mantener el circo: tanto las Cofradías, el Obispado y el Ayuntamiento.

Cabría suponer que esto es un evento público que organizan asociaciones de carácter religioso, y que la autoridad local se limita a autorizar (o no) la actividad en el espacio público. Esta sería una situación ecúanime respecto al resto de asociaciones y actos religiosos. Pero el gobierno del PP en Alcalá se asemeja más a una teocracia que a la democracia.

Es cierto que los actos los organizan y participan en ellos las cofradias. La Semana Santa se coordina y decide en la Junta de Cofradias Penitenciales. Eso aparenta.

Pero el gobierno municipal también es participante, y muy activo. Da subvenciones a las cofradias y a la propia Junta de Cofradias (más de 100.000 euros fueron presupuestados desde 2008 a 2010, en plena crisis), paga la publicidad-propaganda y los miles de programas impresos (que aparecen sin publicidad cuando el programa de Ferias sí la tiene), cede gratuitamente espacios municipales, da permisos para que cofradias lleven bares en la Semana Cervantina y se financien, e incluso el Ayuntamiento tiene un representante en la propia Junta de Cofradías. Esto empieza a ser como los galimatías para entender quién es el dueño de quién en las fusiones de empresas. A todo esto hay que añadirle las constantes declaraciones del Excmo. Señor Alcalde D. Bartolomé González inmiscuyéndose en la organización y sentido del la Semanana Santa.

A los gastos  anteriores habría que añadirle los gastos de bloquear el centro de la ciudad durante una semana,  de retirar los vehículos privados de la vía pública, de cortar el tráfico en el centro para ensayos y derivar recursos de seguridad municipal para corte de calles y control del orden público.

Por cierto, organizar y subvencionar la Semana Santa no es un competencia propia de las entidades locales que recoja la ley 7/1985. Aunque lo parezca.

¿Y  siendo una evento público católico, qué aporta el Obispado? Pues no hemos podido encontrar más que el control de los estatutos de las cofradias para asegurar la franquicia. Ni financia ni organiza. Cede espacios de iglesias y parroquias, que por cierto están exentos del pago del IBI. Eso sí, el Obispo tambíén opina y dispara con pólvora de rey.

Para liarlo más aún este año, con ocasión de una noticia publicada en el semanario Puerta de Madrid, el presidente de la Junta de Cofradias recordó públicamente que eran ellos los que organizaban la Semana Santa y el Ayuntamiento y el Obispado eran simples invitados a la fiesta. Sólo dos cofradias le contradijeron.

Una fiesta de  Tercera División Regional.

Uno de los argumentos para legitimar el destino de fondos y recursos públicos es que está declarada Fiesta de Interés Turistico Regional. ¿Pero cuanto valor tiene esto? Haciendo una comparación con el deporte se pude decir que está en Tercera División Regional de fiestas a nivel español. Primera División serían las Fiesta de Interés Turístico Internacional; Segunda sería las de Interés Turístico Nacional (Romería de la Virgen de Gracia del Escorial, Fiestas del Motín de Aranjuez, Pasión de Chinchón, etc); y la Semana Santa de Alcalá está al nivel de las mejores fiestas de Morata de Tajuña, Pedrezuela, Griñon, El Molar  o Fuentidueña de Tajo.

Hay que recordar que esta concesión la da el Gobierno de la Comunidad de Madrid que no hace falta recordar que ideología practica y a que grupos favorece.

El rescate financiero e institucional de las cofradias

Aparentemente las cofradías se venden a sí mismas como grandes colectivos muy participativos con un gran labor social.

¿Cuánta participación? En un tertulia de la emisora local Punto Radio del 28 de marzo los propios representantes de las cofradias reconocían que sólo el 10% de los hermanos cofrades prefieren procesionar a la playa, el campo o el ocio.

Tampoco parece que tengan como valor principal la autonomía financiera (sobre todo en estos tiempos). Las cuotas van desde los 6 a 22 euros… anuales. Mientras, siguen llegando las subvenciones municipales de decenas de miles de euros.

El propio hecho de ser cofrade es algo extraño en la ciudad. Se ha estancado el número de cofradias, y ya han fracasado dos intentos de crear nuevas. Los propios responsables reconocen que hay un paralización que dura años. El supuesto fervor es claramente menor que otras poblaciones como Guadalajara o El Escorial donde la proporción de cofrades por habitantes es mayor.

La propia Semana Santa cada vez tiene menos procesiones. Este año tampoco habrá Procesión Oficial.

Falta añadir el alto grado de politización de las cofradias que no solo les lleva a nombrar pregoneros a políticos en ejercicio, si no que en 2003 llegaron a pedir que se quitara un cartel del balcón del Ayuntamiento con “No a la guerra” porque deslucía la procesiones.

Salgan esta semana a disfrutar de las procesiones, que ya están pagadas. O disfruten de la lluvia, que hace más falta

Toda la información y datos de este post está basada fuentes consultables en hemerotecas (si a lo que hay en la Biblioteca Cardenal Cisneros se puede llamar así), o en páginas de internet. Muy recomendables son los artículos de José Carlos Canalda en el blog http://ssalcala.blogspot.com.es/

Y para completar información recomendamos un producto de la casa. El post que hicimos en 2010 sobre la Semana Santa alcalaína: http://enelcaosnohayerror.wordpress.com/2010/04/02/semana_santa_alcala/

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Alcalá, Fiestas populares, religion

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s