Las almendras garrapiñadas de Alcalá en la historia ferroviaria española

Este texto se incluye en un libro, de ese género que se llaman “de regalo”, de gran formato, con mucha foto grande y con textos livianos, que se titula “Viajeros al tren”, editado por Lunwerg en 1998

“¡Almendras  garrapiñadas! ¡Almendras de  Alcalá!”

El grito del  vendedor de la estación de Alcalá de Henares era como un premio para el viajero que habla pasado Ia noche en el tren. Faltaba va muy poco para llegar a la estación de Atocha. Hacia fines de los años cuarenta cuando yo, como estudiante barcelonés en Madrid,. empecé a frecuentar los vagones de segunda del que entonces se llamaba “Expreso de Madrid”, ese viaje era una verdadera expedición.

(…) Las fondas de las estaciones del trayecto ofrecían una gran variedad de productos locales: almendras garrapiñadas de Alcalá, bizcochos borrachos de Guadalajara, yemas de Almazán en Medinaceli, fruticas de Aragón en Calatavud, “adoquines” en Zaragoza, esos inmensos caramelos de varios gustos envueltos en papeles con letras de jotas dedicadas a la Virgen del Piar.

“El expresso de Madrid”, Luis Carandell.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Alcalá, Ferrocarril, Historia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s