Alcalá va a la escuela. Luchas vecinales por la educación, años 60 y 70

Este texto está tomado del libro Treinta…y tantos. La lucha del moviemiento vecinal en Madrid, desdes sus comienzos hasta hoy, de Maite Cabrerizo. Cuenta la experiencia de lucha vencinal en los años 60 y 70 por la educación pública en Alcalá de Henares.

Suena casi a sarcasmo que estas luchas se vuelvan a repetir. Y suena también a agrio sarcasmo en lo que se ha convertido la Escuela de Adultos de Alcalá.

El texto es de poca calidad, sobre todo porque está muy muy personalizado en Pilar Lledó, que es cierto que fue uno de los referentes en las luchas vecionales de ese tiempo. Pero no fue la única, y por supuesto no podría haber hecho nada sin la colaboración de otros/as muchos/as.

Con todo, es un buen texto para ver cómo ciertos problemas educativos están volviendo. Y a la vez ver que la foma de luchar contra ellos es la lucha colectiva organizada.

Dedicado a los/as huelguistas de la Huelga General de Educación de ayer

EPR

ALCALÁ VA A LA ESCUELA

(…) “Era necesario crear una escuela para adultos, pues los resultados de las encuestas que  hicimos eran escalofriantes”, recuerda la primera presidenta de la asociación de vecinos que tuvo Alcalá, (…) Pilar Lledó. (…) Un 60 por ciento de las mujeres de Alcalá, en su mayoría emigrantes andaluzas y extremeñas, eran analfabetas totales, cifra que en los hombres se calculaba entre un 35 y un 45 por ciento.

Había que hacer algo, porque el problema de la educación no era sino la base de otros -problemas mayores que los alcalaínos aún no afrontaban. Problemas como la falta de agua, muy racionada pese a que Alcalá en sólo diez años pasó detener una población de 30.000 – vecinos aI 60.000 vecinos; problemas de urbanismo, falta de casas, calles mal construidas, sin iluminación; un ambulatorio para 140.000 personas… Los problemas eran muchos, quizás los mismos que se vivían en el resto de los municipios, pero cuando toca es como si fueran únicos y exclusivos. Así fue como este grupo de jóvenes de Alcalá, forjado en los salones de la parroquia de San Isidro, con el permiso del cura y entre los que estaba Pilar Lledó, decidieron comenzar cogiendo al toro por los cuernos, desde la base, desde la formación de sus vecinos.

En 1967 surgió la primera Escuela de Adultos. Con ella se lograba algo más que leer y escribir; se enseñaba a pensar, a crear conciencia social, a ver lo justo y lo injusto; a saber hablar en alto, que lo que siente el corazón tome forma ante las instituciones; en definitiva, a quitar el miedo y darse cuenta de que ellos son Alcalá y que de sólo de ellos debe ser su ciudad.

EI empeño, las horas largas en locales mal acondicionados, la persecución policial, las detenciones… Pero fue posible. El día que una de sus ex alumnas, que llegó a la escuela sin ningún tipo de conocimiento. salió a hablar en una asamblea de APAs (Asociación de Padres de Alumnos), a Lledó se le cayeron las lágrimas, porque era su alumna ésa que reivindicaba ante los otros, la que pedía mejoras, la que sabía lo que tenía qué decir y. cómo no, sabía decirlo. (…) “Era mi alumna. No pude evitar unas lágrimas”. Recuerda Pilar L1edó.

PARTIR DE CERO

La lucha por la educación fue quizás lo que más marcó el movimiento vecinal en Alcalá de Henares. La numerosa industria que se instaló en su terreno atrajo hacia esta ciudad a una gran masa de inmigrantes dispuestos a salir adelante como fuera. No importaba las condiciones de vida, había que trabajar. Eso era lo importante.

Es de esa manera como la ciudad comienza a crecer sin medida, desbordada, sin planificación y urbanismo. Pero lo que más dolía a losvecinos, más que no hubiera agua o las calles fueran barrizales, era la educación de sus hijos, obligados muchos de ellos a estar en la calle,

“Hay que asistir todos en masa, con niños, esposas, maridos, con pancartas, etc. Una vez que nos encontremos en la Plaza de Cervantes, representantes de las asociaciones de vecinos entregaremos un escrito al seño r Alcalde, explicándo le toda la serie de prob lemas que tiene hoy creados la enseñanza estatal.

Enseñanza gratuita, pero eso no significa que se dé una plaza escolar solamente, sino que los libros también sean gratis, que el material no haya que pagarlo y tampoco las permanencias ¡Si éstos son colegios estatales!. Debemos ser ambiciosos en cuanto a la cantidad, al número de plazas escolares, pero también debemos exigir calidad en la enseñanza”. (Puerta de Madrid)

(…) Se sentían seguros, con fuerza, y sobre todo contaban con el apoyo de sus vecinos que, poco a poco, comienzan a sumarse a las reuniones. Desde la escuela de adultos se plantea el tema de dar valor jurídico a esas asambleas vecinales que empiezan a dejar de ser sólo corrillos. “La primera asociación de vecinos San isidro, de Alcalá, fue ilegal. Pero muy bien recibida por todos. Para mí ser su primera presidenta, que todos me dieran su voto de confianza, fue todo un honor”.

A Lledó, como a otros tantos militantes, les costó días de cárcel, entradas y salidas a las que ya estaba acostumbrada ella y su familia. “Recuerdo un día que estaba dando una charla en una concentración. La gente se ponía a mi alrededor para cuando llegara la Policía rodearme y hacerme un pasillo para salir. Y de repente veo asustada a mi niño allí esperando entre el gentío y me dice: es que tu corres muy mal mamá te voy ayudar”.

(…) En mayo de 1976 la situación desborda a los padres. El dinero no da: sube el pan, suben los productos de primera necesidad, suben los servicios… Y el colegio. Los padres temen, con gran preocupación, la posibilidad de que sus hijos sean expulsados por impago, pero desde la Comisión de Cultura del Ayuntamiento se les tranquilizó: los colegios sólo subirían 150 pesetas, tanto para la EGB como para párvulos, y en ningún caso saldrían los niños por falta de pago. No fue así y algunos directores exhibieron una carta llegada desde el Ministerio de Educación y Ciencia, que les permite cobrar 425 pesetas en EGB y 1.500 de párvulos.

“Y mientras nosotros nos angustiamos por si tendremos que sacar o no a nuestros hijos del colegio, en el Ayuntamiento se habla de conseguir 250 millones para que siga la Universidad de Alcalá. Nosotros queremos, ¡cómo no!, la Universidad, pero siempre que haya también colegios de EGB suficientes para nuestros hijos y centros de Formación Profesional.”.

El problema no tenía fácil solución. Para las diferentes asociaciones, la UCD no tenía ningún interés en fomentar la enseñanza pública, porque o bien no había aulas, o no había profesores. Pero la lucha, las manifestaciones, las protestas de los padres a las puertas de los colegios empezaron a dar sus frutos. Hay un compromiso del subgobernador y del subdelegado de Enseñanza para que los niños que no tenían plaza comenzaran el curso, semanas más tarde, en la Casa de la Juventud, a la vez que prometen acelerar la obra de los centros escolares que estaban en haciéndose. El cura de San Isidro con sus datos, echó una mano: sólo en 1970 hubo más de 1.500 bautizos, unidos a los niños llegados de la emigración hace prever que los colegios no serán autosuficientes Es necesario aligerar soluciones. “Y los vecinos nos encargamos de que así fuera” .

En un posterior estudio realizado en 1977 por el Colegio de Doctores y Licenciados de Madrid se ponía de relieve que las tasas de escolarización en edad preescolar (tres años y medio a seis años) eran muy baja en España, se reducía a un 43 por ciento. En Europa la enseñanza preescolar o era estatal o fuertemente subvencionada, mientras que en España la ayuda era mínima. En Alcalá, en concreto, estaba fuertemente desatendiday ello obligaba a los pequeños a comenzar el colegio con uno o dos años de retraso.

DEL AGUA Y OTROS TEMAS

Pero si preocupante fue el temade la educación no menos indignante e hiriente era la ausencia de otros bienes básico, sobre todo el del agua “Los grifos de Alcalá de Henares dan barro en vez de agua”, titulaba el periódico local. Era prioritario hacer la presa de Beleña ya que hasta entonces se tomaba directamente del cauce del río por medio de una serie de bombas. Los elementos arcillosos en suspensión dentro del agua no eran decantables por lo que, a pesar de ser filtrados, no podían eliminarse las impurezas. “Barro en vez de agua La primera manifestación queorganicé en Alcalá fue por este motivo y tuvo gran repercusión. Más de 30.000 personas salieron a la calle”.

Pero Alcalá crecía en cantidad, que no en calidad. “Alcalá, la ciudad de los mil y un baches”, el alumbrado, los transportes… Hubo amenazas, hubo represión… pero hubo sentido de la dignidad. Desde la asociación devecinos se asesora a otros barrios para que se agrupen y reclamen sus derechos. Con Lledó a la cabeza durante diez años, se consiguieron muchas cosas y fue el inicio de lo que fueron las normas de urbanismo, la Ley del Suelo. “Pero lo que mejor recuerdo fue la llegada de la derrocracia. El momento en el que, ganadas las elecciones municipales por los socialistas pude cantar la Internacional dentro del Ayuntamiento de donde tantas veces me habían expulsado. Fue muy emocionante”.

“Sin duda alguna Alcalá de Henanes es lo que es por sus ciudadanos, que son los verdaderos autores de una ciudad. Y es necesario que estos movimientos sigan adelante, aunque adaptándonos al presente y pensando en el futuro”.

Descargar el artículo completo en PDF (5 páginas)

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Alcalá, Educación, Historia, Movimientos sociales

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s