14N en Alcalá. Una huelga más, pero una huelga nueva

La contestación social al robo organizado desde el poder económico, con la intervención necesaria del poder político y judicial, está creando movimientos sociales nuevos que están desbordando a los “agentes sociales” institucionalizados por la Transición para canalizar esa contestación. Y eso se vio clarísimamente en la Huelga General en Alcalá la semana pasada.

Los sindicatos mayoritarios (CC.OO y UGT) hicieron su huelga. Con sus mismos y propios objetivos y medios. Incluso el piquete de inicio de la huelga por el centro de  Alcalá tuvo un carácter demasiado lúdico. Si queremos que nos respeten y no nos sigan amedrentando, tendremos que darles miedo nosotros/as. Para empezar: no hacer infantilizantes corros de la patata y consignas futboleras.

Pero esta huelga sirvió para visibilizar los movimientos sociales que han desbordado a los sindicatos y a los partidos de izquierda. Los que están en la calle, y gastan tiempo y energías en crear conciencia de resistencia.

La manifestación que salió desde el Hospital fue un hito histórico. Los movimientos gremiales-ciudadanos convergían en una misma convocatoria. Sanitarios, estudiantes, profesores y ciudadanos en general hicieron de espejo a aquella histórica manifestación de los años ochenta pidiendo un hospital para Alcalá. En este caso desde el Hospital se llegaba a la ciudad lanzando el mensaje inverso: ahora es cuando toca seguir luchando para defender lo que solo conseguimos luchando.

El recibimiento de la marcha en la ciudad  por grupos de ciudadanos/as en las aceras fue de lo más emotivo.

A primera hora de la mañana otro fenómeno nuevo se sumaba a la Huelga General: el bicipiquete. Una cincuentena de bicis hizo lo posible por ralentizar y dificultar el tráfico. [Dedicamos una entrada específica al bicipiquete]. Una iniciativa alternativa a las formas de lucha estandarizadas por los sindicatos, con un fuerte componente ecologista y que a la Policía le es dificil reprimir sin tener la excusa de estar causando un delito.

También, en el barrio de El Val, se formó un piquete vecinal con incorporación de miembros del 15M.

Al mediodía el éxito de la convocatoria de la concentración en la Plaza de Cervantes era evidente. Visiblemente había casi el doble de la huelga anterior, y aún quedaban por llegar la columna que venía desde el Hospital que fue recibida entre aplausos y gritos de apoyo desde la entrada por calle Libreros.

Una gran movilización que seguro que da respuesta a la pregunta que se les suele hacer a los grandes sindicatos después de cada Huelga General. ¿Y después qué? Incluso la gente que está luchando contra los desahucios, por la sanidad, por la educación podían preguntar ¿Y antes qué?

Como pocos días antes llegó un Comisario de la Policía Nacional nuevo a Alcalá quiso demostrar que aquí manda él, y la presencia policial fue desmesurada y a veces provocadora.

Un último apunte dirigido a los grandes sindicatos: si una de las consignas de la Huelga General era no usar el transporte ni público ni privado… ¿Por qué se suman a una manifestación a 30 kms que hace necesario el transporte?

Gracias Ángel y a Mariano por sus fotos.

El Pitufo Rojo

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Alcalá, Huelga General, Movimiento Obrero, Sin categoría

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s