Jardín de la Palabra. Falta una: despilfarro

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El despilfarro (gasto excesivo y superfluo, dice la RAE) en la gestión pública es comparable al mismo nivel, y tiene las mismas consecuencias, a la corrupción. En un caso se malgasta el dinero acabando en bolsillos particulares de empresarios, y en el otro se destina directamente a bolsillos particulares de cargos electos o sus partidos. Muchas veces corrupción y despilfarro aparecen juntos, muy juntos. El resultado final es el mismo: se detrae dinero público de otras necesidades ciudadanas.

jardin de dominguez

En el proyecto incluso parecía una zona verde

Otra característica del despilfarro es que viene decidido y ejectado desde el Poder autoritario y vertical, sin dar participación vecinal.

La semana pasada, y después de varios meses de retraso, se inauguró el Jardín de la Palabra. Nuevo nombre para el parque público que ocupa el terreno tras de la iglesia Magistral de Alcalá.

Aunque en realidad lo que ha aparecido después de su inaguración, por el alcalde necesitado de fotos haciendo que hace algo, se parece poco a un parque en en centro de una ciudad Patrimonio de la Humanidad. Parece más una mutación de pista de skaters, parking de restaurante de hotel carillo y descampado de extraradio.

¿Qué ha pasado? ¿Cómo se ha llegado a esto? Pues se ha elinado cualquier atisbo de verde en esta zona catalogada como verde a base de saturarla de bloques de piedra caliza y de gravilla.

Fuera los bancos de madera y venga materiales duros para sentarse. Materiales que abrasan en verano y hielan en invierno, además de ser resbaladizos.

Farolas nuevas que dispersan la luz en vez de enfocarla hacia abajo. Más contaminación lumínica y desperdicio de energia. Todo en la “ciudad inteligente” (él dice smart city) que quiere imponernos el alcalde que hace que hace cosas, en las fotos.

Porque sí que es cierto que el espacio necesitaba una puesta al día y el arreglo de ciertos equipamientos. Como lo necesitan muchos parques de Alcalá. Pero lo ha pasado y el gasto ineficien solo hace levantar sospechas. O les han engañado o se han dejado engañar. Igual de grave en ambos casos.

fuente huerto leones

La fuente que ha desaparecido. Foto: Ecologistas en Acción-Alcalá

Una de las necesidades era arreglar (o al menos abrir) la fuente de beber que se encontraba en la zona infantil. ¿Cual ha sido la solución? Eliminarla. Se puede ver la anterior en el mapa de fuentes que elaboró Ecologistas en Acción de Alcalá (enlace a la foto)

El cambio de la zona infatil del parque ha sido lo peor: de una zona sombreada con orientación sur, dotada de fuente, con aparatos “blandos”  y protegida con una pequeña valla para diferenciar claramente el espacio se pasa a eliminar la valla de delimitación/protección, con un foso con agua próximo, sin sombra posible en varios años, con juegos que parecen para acróbatas olímpicos, sin fuente de beber y situada en el mismo centro del parque.

“Finalmente, el espacio se completará con la instalación de una magnífica área de juegos infantiles y la colocación de papeleras y fuentes, lo que contribuirá a la creación de una agradable atmósfera que invitará al descanso de los sentidos.” decía/mentía el proyecto incial del Jardín de la Palabra

¿De qué sirve que Alcalá firme una pila de convenios y cartas de protección de la infancia o que a la derecha local se le llene la boca de la familia y la infancia si cuando hay que hacer política y gasto se olvide todo en beneficio de un urbanismo que expulsa a los/as niños ya no solo de las calles si no también de las zonas infantiles de los parques?

A todo esto ¿cuanto nos ha costado la broma? Pues pasa de medio millón de euros. ¡Pero no pasa nada porque paga Europa! Bueno, paga el 80 % con los Fondos Europeos para el Desarrollo de las Regiones. Es un decir que esa chapuza cara sirva para el desarrollo regional… Con todo, a Alcalá te tocaba poner más de 100.000 euros, que tal vez hubiera sido la cantidad suficiente para adecentar el Huerto de los Leones.

Todo esto lleva la firma inconfundible del concejal Jesús Domínguez. Más de veinte años de ejercer de cargo público, de ellos varios lustros con poder, hace que no te tiemble la mano ni para firmar proyecto inútiles y caros, ni que tampoco le tiemble para apartar de si a cualquier asociación o grupo de vecinos que pidan racionalidad, transparencia y austeridad de la buena.

Viendo esto, miedo da pensar lo que pueden hacer el alcalde que hace que hace cosas y el concejal ecocida Domínguez en su cacareada reforma del Parque O’Donnell. Cada vez  huele a certero el post que publicamos hace casi dos años: http://enelcaosnohayerror.wordpress.com/2011/06/15/el-pp-cierra-el-parque-odonnell-pero-de-verdad/

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo Alcalá, Ayuntamiento, PP

Una respuesta a “Jardín de la Palabra. Falta una: despilfarro

  1. Fernando Barbero

    ¿Qué les pasa a los ediles de esta ciudad?, ¿por qué su amor al cemento y odio a la tierra?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s