“El movimiento 15M es un ciclo de movilizaciones plural, más que un sujeto colectivo”. Entrevista con Germán Cano

Hacemos un extracto extenso de esta extensa entrevista al profesor de la Universidad de Alcalá, Germán Cano, publicado en la web de IU de Yunquera de Henares. Muy interesantes las reflexiones sobre el 15M, la Transición y la situación de IU.

EPR

Entrevista a Germán Cano (UAH)

Germán Cano es profesor de Psicología social en la Universidad de Alcalá, trabaja temas relacionados con los movimientos sociales, teoría crítica, filosofía política contemporánea, etc. (…). Además colabora como columnista en diversos medios de comunicación, y participa en el Grupo de Análisis de la Asamblea del 15M en Sol. La entrevista se desarrolla en su despacho en la Facultad de Filosofía y Letras de la UAH donde él imparte docencia (…).

Y.A.: El motivo de esta entrevista es el hecho de que participaste en un acto en Yunquera deHenares en el contexto del II aniversario del 15M organizado por la asociaciónsocio-cultural IUNCARIA. Después de dos años de existencia, del paso un periodo de explosión a un periodo de consolidación de algunas estructuras que se han creado a la par del movimiento, o que existían antes y ahora se han consolidado. ¿Qué aspectos destacarías de este movimiento?german cano

GERMÁN CANO: Lo primero que diría sería lo siguiente: por muchos diagnósticos y muchas lecturas que hagamos de estos años, lo cierto es que la llamada «Ley mordaza» que ha salido recientemente es una ley orientada a neutralizar el movimiento social que ha surgido al calor de las movilizaciones del 15M. Entendiendo este movimiento como un ciclo de movilizaciones plural, más que un sujeto colectivo, que yo creo que ese es el problema que muchas veces tienen los medios, que tratan de identificar un sujeto plenamente delimitado y compacto, y eso no es el 15M. Teniendo en cuenta que el poder ha desarrollado una estrategia de represión, bajo esta ley, bajo otras leyes que vean la luz en el futuro, tiendo a pensar que ha tocado el nervio de las estructuras. Otra cosa es que, efectivamente, esto sea insuficiente.

(…) Se trata de una consolidación de la sociedad civil, una consolidación del tejido comunitario y, por último, haría referencia a la creación de nuevas gramáticas políticas, nuevos lenguajes en la protesta, nuevos lenguajes y nuevas prácticas que han servido para articular la frustración social, que esta no se repliegue de forma individual, sino que se exteriorice en formas colectivas, asambleas, etc. Yo, en ese sentido, veo que el 15M sigue vivo, lo que pasa es que sigue vivo bajo unas categorías que están bajo el radar de los medios de comunicación y, también, de ciertas orientaciones partidistas, ¿no? Si entendemos la política en un sentido “macro”, como juego institucional de poderes, efectivamente, el 15M está en otra onda, pero sigue estando.

Y.A.: En función de lo que comentabas de la sociedad civil y de los movimientos colectivos de empoderamiento popular, que se han ido perdiendo por la dinámica de juego institucionalista y partidista de la izquierda, puede ser que haya gente que considera al 15M como una especie de «renacimiento» del movimiento vecinal, de ese movimiento vecinal que en cierta medida se perdió con la democratización de los ayuntamientos, cuando determinada izquierda pensaba que ya no era necesario nutrirse de un movimiento vecinal, porque ya iban a tener de por sí el poder en los ayuntamientos. Mucha gente, en ese sentido, igual que anteriormente, cree que se trata de movimientos netamente urbanos, en un marco de actuación urbano, y como nosotros somos de un pueblo de unos 3.800 habitantes, en una provincia en la que solo hay dos núcleos urbanos que superan los 20.000 habitantes, ¿cómo se pueden plantear esas dinámicas, esas luchas y esas reivindicaciones que son propias de un ámbito urbano a un ámbito, llamémoslo, rural?, además, en un ambiente mucho más precario, con peores condiciones, menos oferta de ocio y de sociabilización, menos servicios públicos, menos movilidad… ¿Cómo crees?

GERMÁN CANO: Puf, es una buena pregunta, lo que sí que creo es que el 15M, y a lo mejor es una exageración, pero lo considero un fenómeno genuinamente urbano, por las características sociológicas que ha ido demostrando con el paso del tiempo. Creo que el 15M hubiera sido imposible que apareciera en otro contexto, porque, además, respondía a un tipo de movilización con unas características muy concretas.

Claro, también es cierto que las fronteras entre lo urbano y otros contextos, lo que tú llamas rural, esas fronteras que en otras épocas eran abismales ya no lo son tanto, en tanto en cuanto, que lo que denominaríamos el ámbito rural se nutre de conocimientos o, digamos, participan los medios de comunicación, la gente escucha la radio, lee los periódicos, etc. Digo esto porque en el marxismo clásico, Marx insistía mucho en la diferencia entre los contextos urbanos y los contextos rurales. El discurso era muy despectivo con las dinámicas sociales en los contextos agrarios, (…) como el mundo agrario es un mundo atomizado, disperso, en el sentido de que no aglutina a individuos en un marco de trabajo común. En la medida en que Marx observaba que los contextos agrarios era contextos dispersos, en el que cada uno cultivaba su historia, se reunían, etc. Él veía que allí no podía existir una politización real. (…) Creo que ese análisis, bueno, a Marx se le va un poco la mano, esa contraposición entre una sana y buena clase trabajadora y solidaria por convivir en un mismo espacio de trabajo y una masa campesina amorfa e impotente… Creo que esa contraposición hoy no es válida.

(…) Creo que me he extendido en un planteamiento más sociológico, pero ¿qué podría aportar, creo que tu lo has dicho antes, ese énfasis en lo vecinal, esa política construida desde abajo, molecularmente, esa creación de vínculos? Claro, en la ciudad es más fácil, también por la propia conformación del espacio urbano, pero no creo que haya muchos obstáculos para que esta dinámica pueda desarrollarse de otra forma. Es un tipo de tejido distinto, pero justamente es eso lo que necesitamos, lo que necesita un proceso de transformación política es regenerarse desde abajo, no desde las élites.

Otra cosa, esto sí que me parece importante, en relación con tu pregunta, es una visión un poco ombliguista del panorama. Quiero decir que es una de las limitaciones del movimiento. A la hora de hacer diagnósticos de la situación hay mucho centralismo. Parece que lo que pasa en Madrid tiene que pasar en el resto de España, y no es verdad. (…)

Y.A.: Sí, y que en determinadas maneras también las contradicciones de la crisis no solamente son contradicciones urbanas, sino que afectan a toda la estructura social del país, incluso con más contradicciones si cabe. Sin embargo, también podemos decir que en las protestas sociales y en las dinámicas políticas que se dan a raíz de estos últimos años, de la crisis, y también a raíz del movimiento 15M se están escuchando ciertas consignas como: «Esto no es una crisis, es una estafa» o «Estamos ante una crisis de régimen». Desde tu punto de vista: ¿Podrías explicar estas consignas?, ¿son algo más que una simple consigna?, ¿detrás hay un análisis más profundo?

GERMÁN CANO: (…) Con respecto a la consigna de «No es una crisis, es una estafa», evidentemente, lo que se pone de relieve es que se está utilizando la crisis o se quiere utilizar la crisis, como una catástrofe que tiene que allanar el camino a una mayor privatización, una desestructuración del Estado del Bienestar, una descomposición de las conquistas que se han desarrollado en los últimos decenios, y el lema me parece muy importante porque trata de decir que el escenario de crisis que se nos presenta es la coartada, o la excusa, que se está utilizando para apretar más a las clases trabajadoras y para generar más desigualdad. Es decir, que hay que replantear los términos en los cuales se nos ofrece la crisis. El lema quiere decir también que determinadas élites económicas, depredadoras, han absorbido y están tratando de capitalizar el plano de lo público, de lo común, para sacar beneficios individuales. Son consignas muy potentes porque enmarcan el problema de una forma distinta a como se presenta el problema en los medios de comunicación, sobre todo los mayoritarios. (…)

Y.A.: De todas maneras, ¿tú considerarías que estas consignas solamente son aplicables a un nivel de una visión política a nivel macro, es decir, de una política a nivel nacional, regional o, incluso, provincial?, ¿o que también puede verse en una micro-política, en los espacios mucho más concretos de ayuntamientos o de conflictos sociales o laborales que se dan a una escala mucho más pequeña?

GERMÁN CANO: Claro, esta también es una gran cuestión. Me estaba acordando cuando te oía formular la pregunta, en los años setenta y ochenta, un marxista del que hemos hablado alguna vez tú y yo, Manuel Sacristán, después de hacer un viaje de un marxismo muy potente, quizás el viaje más fructífero intelectualmente en España, en ese sentido, también después del llamado «fracaso» de los países socialistas realmente existentes, Sacristán dio un punto de inflexión a su pensamiento y actividad política e insistió en adherirse a los nuevos movimientos sociales. Él utilizaba mucho la palabra «molecular» para referirse a lo micro, a la micro-política; para él la tarea de la izquierda era la de infiltrarse en los espacios micro-políticos en conexión con los nuevos movimientos sociales. Él veía que los nuevos movimientos sociales a los que había que darle la mano desde la tradición de izquierdas de toda la vida, eran el ecologismo y el feminismo. No tenía en cuenta al movimiento LGTBI, es una realidad que se le escapaba a Sacristán, pero ese paso de lo macro a lo micro, que se desarrolla en esa época es muy interesante para pensar la situación actual.

(…) El problema, por ejemplo, que yo veo hoy en día, es que los partidos solo hablen retóricamente a los movimientos sociales, no quieren abrirse, porque saben que si se abren pueden perder el aparato, pueden perderlo. Está la idea de la izquierda que es muy problemática, y muy nefasta, para cualquier cambio social, de que los partidos pueden cabalgar los movimientos sociales, pueden cabalgar lo micro. Y esto, uf…

(…) Y.A.: Como la consigna (…) que dice: «Piensa globalmente, actúa localmente».

GERMÁN CANO: Exacto, esa es la dialéctica que habría que seguir. Es muy complicado hacer política en estas condiciones, porque tienes que, además, estar preparado, saber lo que está pasando en tu entorno, y más allá de él. Además, tienes que tener mapas, tienes que tener cartografías, eso yo creo que es lo que nos hace falta a la izquierda, es decir, mapas, cartografías, entendidas como modelos explicativos generales que nos ayuden a comprender lo que pasa a nivel local. Además, creo que se trata de una diferencia que nos separa a la izquierda de la derecha, porque la izquierda siempre ha tenido esa orientación hacia lo general, hacia lo universal, hacia cartografías más complejas, mientras que el planteamiento más de derechas explotará esa situación que ha sucedido a Yunquera echando la culpa, vete tú a saber…

(…) Y.A.: Claro, además el problema es que la ideología está en las cosas y acciones más concretas y mínimas, y luchar contra eso es complejo y difícil. 

GERMÁN CANO: Sí, además, estaba pensando en la película de Ken Loach [El Espíritu del 45], si recuerdas, un minero dice que fue la experiencia de solidaridad en la guerra, el hecho de que toda esa generación había vivido muy unida por la amenaza de la guerra, lo que les llevo a empoderarse de tal forma para cambiar las cosas. Es decir, no hay transformación social si no hay fe en el futuro y en las posibilidades de cambio. Creo que el reto radica en generar experiencias de lo común, sea en Yunquera, sea en Madrid, sea en Barcelona, no iguales a las que tuvieron los británicos tras la guerra, porque eso es imposible, no estamos en contexto de guerra, y esperemos que no suceda, pero sí experiencias parecidas de tener confianza y de poder hacer cosas en común con otras personas. Eso es lo que desestabiliza el marco neoliberal que individualiza y atomiza, y que busca desintegrar el tejido social. Me parece una enseñanza muy bonita de la peli.

Y.A.: Muchas veces, incluso en este esquema neoliberal, donde prima lo individual, la existencia de espacios colectivos choca contra la base que es el sustento básico de ese esquema, y que es un elemento importante para generar ciertas dinámicas de contra-hegemonía fundamentales.

GERMÁN CANO: Claro, claro, claro, de hecho, ¿qué ha sido Sol? Fue la ocupación de un espacio que estaba reservado al tránsito comercial, al fluir comercial, fue una ocupación del espacio y una escenificación de este totalmente distinta y contraria a lo que perseguía el Ayuntamiento, que era que ese espacio fuera un espacio destinado a comprar. Por eso, lo que se busca es que la ciudad, el espacio urbano sea un espacio para comprar, para el consumo, no un espacio para vivir, para habitar, para intercambiar opiniones y reflexiones. (…)

Y.A.: Para ir terminando la entrevista querría pedirte que me hicieras una foto fija, o la radiografía de la situación política ¿Cuál dirías tú que ha sido el papel que ha jugado el PP y el PSOE en esta crisis o en esta estafa? Por enmarcar a los agentes políticos.

GERMÁN CANO: Pues una posición de absoluta complicidad, lo cual es todavía más grave en un partido que se define a sí mismo como de izquierdas, como el PSOE. Aunque la traición del PSOE viene de más atrás. (…)

En ese sentido, también hay que hablar de IU y los sindicatos, porque que el señor Moral Santín estuviera sentado en el Consejo de Bankia es una muestra de que la complicidad no siempre ha estado únicamente en el entorno del PSOE, sino que también hay que reconocer que a veces se ha dado esa complicidad por parte de los sindicatos y de IU, y no se puede salir de esa situación si no se practica la autocrítica desde ahí. Pues hay que reconocer los errores, y allí ha habido una desnaturalización de la izquierda.

Y.A.: En ese sentido, ya que el ejercicio de crítica y autocrítica es una de las cualidades fundamentales de la izquierda, algo de lo que, por norma general, carece la derecha, que es monolítica y disciplinada férreamente, ¿Qué aspectos destacarías del papel actual de IU? Algunos ya has comentado, tanto positivos como negativos, además ¿Cuál crees que es el factor o el papel político que podría tener IU de cara a la situación económica de crisis capitalista y del sistema económico neoliberal?

GERMÁN CANO: Lo que debería de hacer, a mi modo de ver, Izquierda Unida, es no confiarse con el posible éxito electoral que pudiera tener IU en las próximas elecciones. Todas las encuestas dicen que IU podría doblar el número de diputados y, efectivamente, yo creo que esto va a ser así, pero no sé si es un incremento de votos debido a las buenas actuaciones de Izquierda Unida, o al fracaso absoluto del bipartidismo. Es decir, se va a nutrir del bipartidismo, pero no porque genere ilusión.

Es un buen momento para no practicar una política conservadora de «Virgencita que me quede como estoy», sino de arriesgar.

Y.A.: De seguir participando en el conflicto, en la lucha política, no solo en las instituciones, sino también en la calle.

GERMÁN CANO: Claro, abrirse a la movilización social. Porque se ve que los sindicatos  están atados de pies y manos. Para mí el modelo sería Syriza en Grecia. Syriza ha sido un movimiento y un partido regenerador desde las bases, y a través de un proceso de decisión colectiva muy amplio. Yo no veo al aparato de Madrid con esas intenciones, además, yo he estado ahí y sé el peligro que ello conlleva, y el miedo que tienen a abrirse a los movimientos sociales. Veo, además, que esta es una lectura que se debería meditar más. Veo también que hay un conflicto generacional muy importante. Veo que hay formas de hacer política que tienen que ver con una edad, con unos presupuestos, con una problemática, y con una herencia política que contrasta con las nuevas generaciones. Lo que hay es un abismo generacional, no ha habido un relevo en cuanto a prácticas, planteamientos, no sé qué ha pasado ahí, eso habría que estudiarlo, pero lo ves en las reuniones, el perfil del militante, si observas la edad, es muy diferente; y es verdad, porque también han cambiado mucho España, y hay una retórica de la vieja guardia en Izquierda Unida, hay una manera de hacer análisis de coyuntura que depende de unos supuestos y unas categorías que habría que repasar y poner en discusión. Yo veo allí un problema, pero también veo que las nuevas generaciones que están apareciendo son muy potentes y están estableciendo un discurso que, tarde o temprano, terminará desbordando a los aparatos.

Y.A.:Un discurso necesario para la gravedad de la situación política actual.

GERMÁN CANO: Claro, es que es fundamental. El momento clave de todo esto fue el debate en torno al eurocomunismo que impulsó Carrillo. En una situación muy difícil la de Carrillo en el PCE. Pero de ahí viene todo, es el momento clave para analizar sobre qué le va a pasar a la izquierda desde entonces, y el eurocomunismo fue un intento de generar hegemonía desde las instituciones.

Y.A.: Es como el discurso que el propio Santiago Carrillo decía, que «los Pactos de la Moncloa son una autopista al socialismo».

GERMÁN CANO: Claro, y eso, en cierto modo, era realista, porque en esa coyuntura quizá no se podía hacer otra cosa, porque se venía de una Guerra Civil, y era un momento muy complicado para hacer políticas de izquierda. Pero creo que el error, y esto lo subrayó Manuel Sacristán, cuya posición frente al eurocomunismo es muy interesante, fue que se intentó vender eso como un éxito, cuando se podía haber sido más modesto y haber planteado que es lo único que podíamos hacer por ahora. Claro, ahí se generó, yo creo, una desnaturalización del discurso de la izquierda con los Pactos de La Moncloa. Era Carrillo con Adolfo Suárez, con la sensación esta de que no había antagonismo ni diferencias…, y ahí nos la metieron.

(…)

Entrevista completa: http://iu-yunqueradehenares.blogspot.com.es/2013/12/entrevista-german-cano-uah.html

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo 15M, IU

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s