Asalto al Trece Rosas. Primero vieron a por los comunistas…

“Primero vinieron a buscar a los comunistas y no dije nada porque yo no era comunista.
Luego vinieron por los judíos y no dije nada porque yo no era judío.
Luego vinieron por los sindicalistas y no dije nada porque yo no era sindicalista.
Luego vinieron por los católicos y no dije nada porque yo era protestante.
Luego vinieron por mí pero, para entonces, ya no quedaba nadie que dijera nada”.

En este pasado fin de semana la Polícia Local y Nacional asaltó el Centro Social 13 Rosas, sede del PCE en Alcalá. ¿Qué ha pasado y está pasando para que se produzcan estos hechos de autoritarismo en Alcalá?.

despliegue 13r

Imágenes del despliegue policial. Fuente: Alcalá Hoy

Un comisario exhibicionista. En octubre de 2012, Fernando Moré Muñoz, venido de la Comisaría General de Información (es la continuación de la Brigada Político-Social franquista. Espionaje, infiltración, vigilancia, etc., todo operando bajo secreto) y con varios destinos en el País Vasco es nombrado comisario de Alcalá de Henares. Impone desde el primer momento la exhibición de fuerza policial ante los movimientos sociales y cualquier movilización social y ciudadana en la calle. Y empieza dejándolo claro, pues al mes de su llegada a Alcalá organizó una exhibición de fuerza que provocó incidentes durante el desarrollo de la Huelga General del  14 de noviembre (ya contamos lo que pasó con el Bicipiquete). Desde entonces, cualquier acción social en la calle tiene un desmesurado y visible despliegue de fuerza policial. Ya sean acciones de la PAH o manifestaciones laborales, donde incluso acuden concejales (como han sido las manifestaciones de Tompla o Roca).

El comisario Moré Muñoz es un funcionario que busca un alto perfil mediático e institucional. Con continua presencia en los actos públicos y en los medios de comunicación locales. Por último, recordemos que el responsable político último de Moré Muñoz es Cristina Cifuentes, de quien es conocida su actitud de señalamiento y acoso policial a los colectivos críticos.

Anticomunismo como sinónimo de antidemocracia. Que desde el gobierno nacionalcatólico del PP de Alcalá le tienen ganas a la agrupación local del PCE es notorio e histórico. Fue el PP de Bartolomé González quien, tras un ataque fascista a la caseta de ferias del PCE en 2007, e igualando a agresores y agredidos, prohibió todas las casetas.

La sede local del PCE ha sido continuamente agredida. Desde pintadas hasta un atentado incendiario (marzo de 2008). Y siempre que se han producido ataques contra la sede del PCE el gobierno municipal del PP los ha interpretado como cuestiones de orden público, sin contenido político. La actitud anticomunista del PP alcalaíno es incluso evidente en las intervenciones de miembros del PCE cuando hablan como miembros de colectivos sociales en el Pleno Municipal.

¿Nazis? ¿Dónde? Resultaba hiriente que mientras desde el resto de España se señalaba a Alcalá como foco de actividad violenta neonazi, desde las autoridades policiales y del Ayuntamiento siempre se minimizaban los hechos y se decía que no había que dramatizar con ellos. Basta con recordar que un bar neonazi estaba en la calle de al lado de la antigua comisaria de la Policía Nacional (véase “Diario de un skin”). La connivencia era indudable.

Todo lo anterior sirve para contextualizar lo que pasó en la madrugada del 14 al 15 de febrero pasada. ¿Cómo una denuncia por una molestia vecinal se convierte en una intervención policial que tiene que ver más con un operativo antiterrorista? Sí, porque la logística y la estética tiene más que ver con operaciones vistas en el País Vasco y Navarra que con otro cosa. Despliegue policial masivo, nocturnidad, entrada en una sede política sin autorización, uso de la fuerza y violencia, registros, e incautación de material informático. Y hasta presencia de un equipo de televisión. No hace falta entender mucho de semiótica para ver el un mensaje claro de intimidación y de impunidad.

En todo el relato de los hechos hay piezas que no encajan.  ¿Fue una acción conjunta de la Policía Local y Nacional? o ¿cómo es que se hace una “inspección administrativa” a las 5 de la mañana? Además de provocar una reflexión desde los propios movimientos sociales: las 5 de la mañana no es momento ni de hacer política, ni de continuar fiestas solidarias, porque si no terminamos jugando  a hacer consumismo (= capitalismo).

También quedan preguntas a posteriori: mientras que las redes sociales bullían con la noticia, ¿se enteró de esto el grupo municipal de IU? Pilar Fernández publicó un tuit aséptico y el resto, silencio.

Hemos pretendido hacer un análisis ampliando el foco, aunque no llegaremos nunca a la clarividencia y profundidad de nuestros/as compas de la Asamblea para la Liberación de Espacios de Alcalá: ved su post de hoy mismo

Nos vemos mañana en la concentración delante del Ayuntamiento de Alcalá.

¡Basta de escalada represiva!

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Alcalá, Policía, Represión

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s