La ‘Operación Punica’ recuerda el agujero negro de la plaza de toros de Alcalá

Cuando se hacen públicas la tramas de corrupción hay capítulos grandes y escandalosos, y otros pequeños, que se nombran una vez y que puede que no sean delictivos pero que sirven para poner al descubierto comportamientos inmorales y sobre todo de despilfarro de dinero público.

Del caso Punica ya sabemos lo de Cofely, lo de Waiter Music sacando dinero a espuertas del Ayuntamiento de Alcalá, pero a raíz del tema de las contrataciones de los eventos musicales ha salido de refilón el tema del agujero negro de dinero público que son los eventos taurinos en Alcalá.

No hace falta tener un master para saber que los eventos taurinos en Alcalá tienen nula acogida popular. Por ello los sucesivos gobiernos municipales (PSOE, PP y PSOE-IU) se han dedicado a hacer transfusiones de sangre a ese cadáver usando dinero público para subvencionar la feria taurina de las fiestas de agosto. A razón de 30 millones de pesetas / 120.000 euros cada año, que aparecen con su partida correspondiente en todos los presupuestos municipales.

Todo empieza en 1998. La plaza de toros estaba ubicada en lo que es ahora la Plaza de España. La plaza era privada, con lo cual el Ayuntamiento tenía que pagar por alquilar la plaza para hacer conciertos, corridas, etc. A petición de los dueños del terreno se cambia el uso del suelo, se derriba la antigua (y fea) plaza de toros y en su lugar se edifican viviendas y locales comerciales. El gobierno local (PSOE) decide hacer una plaza nueva y más grande en las afueras, en una parcela municipal. Costó unos 300 millones de pesetas.

El edificio es público pero se privatizó la gestión. Se le entregó a una empresa de eventos. Y se estableció un “canon” de uso para celebrar corridas. Se usa el término canón, para no tener que hablar de subvención.

Como lo feria taurina era y es deficitaria como negocio, el Ayuntamiento pone ese (nuestro) dinero para que el empresario no pierda. Si va gente gana, si no también. O dicho de otra forma: las corridas no son rentables y si no se subvencionasen no se harían.

4976879879_8f051722ae_z

Un espectáculo moralmente lamentable para un negocio ruinoso para las arcas públicas

Haciendo cálculos, desde que se abrió la plaza se ha pagado 15 veces ese canon o lo que es lo mismo: un total de 450 millones de pesetas / 1,8 millones de euros. Dinero suficiente para hacer otra plaza de toros y media…

Pero el despilfarro de dinero público empezó como mínimo diez años antes con las ya mencionadas subvenciones.

Un ingente traspase de dinero público a bolsillos privados para soportar una actividad sin demanda popular e innecesaria socialmente. Además de ser un actividad que se basa en el sufrimiento y maltrato de seres vivos.

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo Alcalá

Una respuesta a “La ‘Operación Punica’ recuerda el agujero negro de la plaza de toros de Alcalá

  1. Tranquilos, majetes. Que con el local de Espacio Joven, y los dos bares que albergan los locales comerciales de la Plaza se lavan la conciencia social y crean actividad económica- por no hablar del tocomocho con el Oktoberfest.

    Harto de los toreros y cazadores que se pasean altaneros por el Ensanche y los Espartales…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s