Vuelve el Observatorio de la Sostenibilidad

Hace dos años trajimos la noticia del cierre del Observatorio de la Sosteniblidad de España (OS). Afortunadamente la toma de conciencia de la necesidad de este organismo por parte de los propios protagonistas (incluida la Universidad de Alcalá)  ha conseguido que vuelva a su tarea social, tan necesaria.

Os adjuntamos la noticia que lo anunciaba y que además incluye información sobre el informe del observatorio sobre la situación en 2014.

EPR

El nuevo Observatorio de la Sostenibilidad  aspira a ser referencia en temas de sostenibilidad y, tras la disolución del anterior observatorio por falta de presupuesto durante 2013, ha sido constituido con trabajadores procedentes de aquel y nuevos profesionales con probada experiencia en análisis de información sobre temas ambientales, económicos y sociales. El OS cuenta con un Comité de Apoyo de elevado nivel profesional y pretende elaborar sus informes basándose en la mejor información y ciencia disponibles. La sede del nuevo observatorio está en la Escuela Técnica Superior de Ingeniería de Montes, Forestal y del Medio Natural de la Universidad Politécnica de Madrid y en la Universidad de Alcalá (promotora y sede del anterior observatorio). La financiación será a partir de ahora público-privada con el objetivo de asegurar su permanencia y su independencia.

El Observatorio presentó en Diciembre de 2014 el informe “Sostenibilidad en España 2014 (SOS’14)” que aporta datos inéditos y recorre indicadores ambientales económicos, sociales y ambientales con el objetivo de realizar un barómetro de la sostenibilidad en España, señalando los principales riesgos que se presentanen aspectos de desigualdad, paro, pobreza, lucha contra el cambio climático o biodiversidad durante el año 2014, con la idea de que estos desafíos colectivos a los que se enfrenta la sociedad española puedan convertirse en una oportunidad de avance común para un futuro sostenible.portada-informe-sostenibilidad-SOS-2014-211x300

España no reduce con políticas estratégicas su desigualdad, lo que supone un riesgo inaceptable para el desarrollo y para la creación de empleo y una amenaza para la equidad social. El modelo de desarrollo seguido, basado en la edificación, el consumo de combustibles fósiles para la producción de energía y el transporte por
carretera, suponen un gran riesgo para el cambio climático.

España no impulsa un cambio estructural en el modelo productivo con políticas activas, alineadas con las europeas, promotoras de los sectores económicos emergentes, de alta tecnología, verdes y con futuro. Lo cual implica un reto inaplazable para la creación significativa de empleo y la transición hacia una plena soberanía energética.

La Organización Internacional del Trabajo, OIT señala que la economía verde en España podría generar cerca de dos millones de empleos hasta 2020 si se toman las medidas políticas adecuadas. Señala que el sector de las renovables podría generar más de 125.200 empleos para 2020, un incremento de 81,5% respecto a la situación actual, pronóstico condicionado a que un 20% de la producción de energía primaria provenga de fuentes renovables, objetivo de la UE para 2020 del cual estamos aún muy alejados en España. Indica también que el área de gestión de residuos, que en la actualidad emplea al menos a 110.000 trabajadores, podría generar unos 27.850 empleos para 2016, mientras que la industria básica cuenta también con gran potencial en los sectores del hierro y el acero, el aluminio, el cemento y el papel, sobre todo mediante el reciclaje. Otros yacimientos de empleo que permitirían converger hacia la sostenibilidad se encuentran en la gestión de agua (ahorro y depuración) y en la rehabilitación del parque de viviendas con el fin de mejorar el aislamiento y el uso eficiente de la energía. Del más de medio millón de empleos verdes creados hasta 2010, la gestión y tratamiento de residuos contribuía a esta cifra con más de 140.300 empleos, sector tras el cual se situaban el de las energías renovables, con alrededor de 109.000, y el del tratamiento y depuración de aguas residuales, con cerca de 60.000. Estas cifras podrían establecer ciertas pautas de acción.

España no desarrolla políticas coordinadas y coherentes entre sí. Se dan en muchas ocasiones contradicciones entre presupuestos, solapamientos, y decisiones en contra de la sostenibilidad. La coherencia entre administraciones parece estar ausente en la resolución de los grandes temas y es especialmente evidente también en lo referido a la planificación, la ordenación del territorio y la integración de variables ambientales en la toma de decisiones a este respecto. Siguen existiendo subvenciones perversas y políticas contradictorias entre los mismos niveles de administración y entre los diferentes niveles de las mismas. Las consecuencias sobre la funcionalidad de los ecosistemas, su resiliencia ante agresiones, el mantenimiento de su biodiversidad y la destrucción del paisaje, la evolución social hacia la igualdad y la reactivación económica son, quizá, más perceptibles e irreversibles cuando la planificación integrada y la convergencia de actuaciones fallan.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Alcalá, Ecologismo, Universidad de Alcalá

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s